Encontré mi alma gemala y la perdí (Prólogo)



Pandora English

Soluciones personalizadas para aprender inglés.

Por medio del curso de inglés Pandora English nuestros estudiantes pueden aprender inglés participando en clases virtuales o presenciales, escuchando audios, viendo vídeos y utilizando materiales para ejercicios. Nuestro método es personalizado dinámico y flexible de acuerdo a cada usuario, empleamos métodos de aprendizaje natural que permiten hablar, escuchar, leer e interpretar el inglés. Una vez alcanzado el nivel requerido le ayudaremos a presentar la prueba de su preferencia, toefl, Michigan, etc...

Informes 313 4 91 94 11



La última vez que hablamos te conté que me había casado y no volví a saber de tí, hoy quiero contarte la historia. Yo quería ser sacerdote en el año 1995, empecé los trámites para entrar al seminario y estaba en el prenoviciado, me reunía todos los viernes con un asesor.
Empecé a asistir al barrio minuto de Dios e ingresé a unos grupos religiosos llamados Koinonías, allí conocí a Catalina Lizcano, ella tenía 20 años yo tenía 23, fué amor a primera vista mutua.

El primer día que fui a la reunión de Koinonías llegué muy temprano al templo, el templo tenía forma circular, las sillas estaban organizadas a modo de media lunade tal modo que todos los asistentes pudieran observar el altar en uno de los extremos de la circunferencia. Cerré los ojos para orar y algo llamó mi atención hacia la entrada, tal como sucede en las películas la imagen y lo que ocurría pasaba en cámara lenta, apareció una silueta oscurecida por la luz brillante e intensa del sol fuera del templo, a medida que ella fue ingresando pude ver claramente que se trataba de una mujer muy atractiva de ojos grandes, profundos, cejas pobladas, boca grande, labios delgados, pómulos muy marcados quedé hipnotizado por su presencia, pasados breves segundos recordé que había ido a orar y volví a cerrar los ojos. El lugar se llenó completamente estuve en una eucaristía muy emotiva por la manera como el padre Carlos García la desarrollaba, él había construido una comnunidad con el nombre de Génesis, conformado por más de 700 personas que se reunían en una casa con el objetivo de conocer sobre la oración, los cantos y la búsqueda de Dios con un toque bastante pentecostal.

Al terminar la eucaristía fuimos invitados a conformar las Koinonías, nos invitaron a casa Génesis para organizar los grupos de oración, la casa estaba a unas cuatro cuadras del templo, nos fuimos caminando y por el camino una jóven mujer desconocida se me acercó y preguntó si yo ya había hecho el retiro, le dije que sí, ella respondió que no lo había hecho a lo cual mencioné que era algo que te acercaba de manera abrumadora a Dios, que escudriñaba en tú interior y sanabas las relaciones con familiares, amigos y conocidos. Llegamos a casa Génesis se organizaron los grupos y me cuando me estaba retirando ella se despidió, en su saludo se notó el deseo de volver a vernos, fui amable con ella por cortesía. Una vez estaba en el bus rumbo a casa caí en cuenta que la mujer desconocida era la misma que me había hipnotizado con su presencia en el templo pero no la había reconocido, no lo podía creer, había prerdido la oportunidad de hablar con alguien que hasta la fecha se acercába bastante al recuerdo de esa niña con la que había soñado a los 12 años y a quién venía buscando desde entonces, estaba tan feliz, comencé a creer que la había encontrado por fín.

A los ocho días tenía mi radar encendido, necesitaba encontrarla y hablarle. Llegué tarde a la reunión, casa Génesis estaba repleta, había gente por todos lados, un señor estaba hablando en el centro de la sala de aquella casa, asomé la cabeza para ver si la encontraba cuando una voz a grito entero y moviendo los brazos se escucha con mi nombre, era ella me había apartado silla, sentí mucha vergüenza pues en medio de tanta gente de pie, atravesé la sala y me senté junto a ella, ella recordaba mi nombre yo no el de ella, una gran emoción llenaba mi ser, ahora si estaba completamente concentrado en ella aunque trataba de disimularlo.

Esta vez si pedí su número telefónico y pregunté su nombre completo, por coincidencia deseaba estudiar en la universidad Nacional y yo estaba terminando mi carrera en la universidad, me aproveché de ello y le pregunté que cuando volvería a la universidad, era un sábado cuando hablábamos y me dijo que el lunes iría, entonces le invité a almorzar. Tomé el directorio telefónico y busqué un restaurante al que la pudiera llevar, no tenía experiencia en invitaciones ni conocía restaurantes, solamente los comunes y corrientes al rededor de la universidad. Encontré un nombre que me llamó la atención "paellos y paellas", pensé que se trataba de comida española por lo cual tomé nota para ir al sitio.

Con mi vocación sacerdotal en la mira y el enamoramiento que tenía por Catalina nos veíamos frecuentemente, participábamos de las eucaristías, la visitaba en su casa casi todos los días, conformamos un coro. La amaba tanto que un día ella estaba deprimida y me llamó, yo debía presentar un parcial de electrónica en la universidad y para mí fue más importante correr hacia ella que asistir al parcial, tuve que esperar casi una hora en torno a su casa pues su mamá y padrastro no habían salido aún cuando llegué.
Durante ocho meses no le dije nada sobre mis sentimientos, hasta que llegó el pentecostés y hubo una ceremonia especial en donde todos renunciabamos a algo en secreto con Dios, nos reunimos en la casa de Catalina y todos comenzamos a contar a lo que habíamos renunciado, algunos hablaron de renuncia a la droga, otros a las mujeres entre otros, cuando llegó mi turno yo estaba de últimas y había renunciado al amor que sentía por Catalina.

Como introducción dije que desde que la vi por primera vez estaba enamorado de ella pero que sentía que no le gustaba y por eso nunca le dije nada, en aquel lugar estaban dos muchachos que se le habían declarado antes y abrieron los ojos sorprendidos.

Por mi mente pasó que perdería su amistad, muy seriamente dijo tengo que hablar al respecto. Sentí un escalofrío que inundó todo mi ser, ella dijo frente a todos nuestros amigos yo también estoy enamorada de tí desde el primer momento en que te ví. Pero al igual que tú pensaba que yo no te gustaba

No nos cuadramos sino que comenzamos a vernos casi todos los días, yo la llamaba mi amor y ella a mì igual, ante nuestros conocidos éramos simples amigos pero nosotros sabíamos que había algo más. Paradójicamente en aquel tiempo nunca hubo un beso entre los dos, era un amor inocente con mucho respeto, yo adoraba a Catalina.

Una semana su mamá sin avisarle se la llevó a paseo lejos de Bogotá sin posibilidad de comunicarnos, al ver que desapareció durante una semana empecé a crear historias en mi mente, ideas tales como que ella no me amaba, que sólo me quería cuando necesitaba algún favor o cuando se sentía sola. Ella me celaba mucho con una compañera de las koinonías que vivía cerca a donde yo vivía. En la ausencia de Catalina, ésta compañera empezó a ganar terreno en mi corazón.

Un día iba en bus con la compañera antes mencionada cuyo nombre es Patricia y también con su mejor amiga llamada Janeth, Patricia se bajó del bus y comenté en voz alta "me está empezando a gustar Patricia", Janeth me escuchó y preguntó muy curiosa ¿Cómo así? Yo algo asustado le dije si, me parece bonita y últimamente la extraño, espero sus llamadas y me gusta pasar tiempo con ella.
Al otro día Patricia llegó a mi casa algo enojada y dijo: "Henry, qué intenciones tienes conmigo?" Salió a relucir el don Juan oculto en mí y dije : "Pues me gustaría que fuéramos novios" Ella respondió "tú no me gustas y nunca he pensado en la posibilidad de tener algo contigo". Mi relación con Catalina en medio de tanto romanticismo no tenía nada de realidad, en esos días le pedí que fuera mi novia y no aceptó, sin embargo yo sentía que la amaba mucho.

Al escuchar a Patty decirme que no le gustaba y que no había pensado en tener algo conmigo, saqué de la mango un az, el de la oración, le dije: "Eso no me preocupa, si es la voluntad de Dios que tu y yo tengamos algo así será, por qué no oramos durante un mes y pedimos a Dios por nosotros dos" Al regreso de Catalina, me contó lo sucedido yo le conté la oración que tenía en remojo, Catalina se sintió muchísimo. Previamente habíamos creado un documento en pergamino donde nos comprometíamos a amarnos durante toda la vida sin importar si el otro tenía una pareja diferente de nosotros dos. Cuando hable con Catalina acerca de la oración en la que estábamos con Patty, sacó el documento y lo quemó diciendo que nuestro pacto ya no tenía validez que me olvidara de ello. No supe que hacer lo único es que en pocos días Patty y yo estábamos super enamorados y contábamos los días del cumplimiento del mes de plazo.

Patty cumple años el 24 de Agosto y en aquellos días mencionó que la fecha de su cumpleaños siempre pasaba desapercibida que era como un día más, entonces pensé para mí “Yo le daré un motivo para celebrar en su cumpleaños y que deje de ser desapercibido”, así cuando llegó el día de su cumpleaños, coincidía casi con el cumplimiento del mes, mientras tanto yo estaba planeando pedirle que fuera mi novia aquel día. La invité a salir, fuimos donde mi papá y almorzamos con él, luego nos fuimos para Crepes and Wafles y cenamos, y más o menos a las 5 p.m del 24 de agosto del año 1997 le pedí a Claudia Patricia Martínez Moreno que fuera mi novia, a lo cual respondió que si, yo estaba muy nervioso, pues aunque sabía que me iba a decir que si temía que cambiara de opinión.
No fui capaz de darle un beso, a las 5:30 llegó mi amigo Freddy al lugar y los tres nos fuimos para la casa de su novia, en el camino nos encontramos con Sandra, prima de Patty, al llegar a casa de Adriana, novia de Freddy, Sandra se sintió incómoda, por lo cual decidimos irnos y yo las acompañé hasta la casa de Sandra. Al despedirme al filo de las 12 de la noche me fui hacia la portería sin darle el beso esperado, caminé unos cuantos metros y me devolví, ella aún me esperaba, entonces le dí un beso desabrido que a ninguno de los dos nos gustó. Quién imaginaría que era el comienzo de un romance tan especial como el que vivimos.
¿Quiénes somos?

Buen día, mi nombre es Henry Alexander Garzón Durán, Soy ingeniero mecánico de la Universidad Nacional de Colombia. Durante algunos años me he interesado por la pedagógía y he visto que hay maneras efectivas de realizar la preaparación de nuestros estudiantes. Desde 2011 he venido preparando personas para presentar el examen de validación del ICFES en Colombia con muy buenos resultados. Gracias al trabajo en el cuál me desempeño como ingeniero debo interactuar con personas de otros países cuyo idioma natal no es español esto me ha capacitado para también prestar asesorías a personas que desean aprender inglés. Para mayor información llamar o escribir al
Cel: 3 13 4 91 94 11

Capítulo 1 (Reseña)>>>>